“Mami, Grapevine está lleno de magia”: 5 lugares para visitar en “la capital de la Navidad en Texas”

Siempre había escuchado que Grapevine era un gran lugar para viajar en esta temporada decembrina y por fin, nos decidimos a planear un fin de semana en esta ciudad que es parte del gran suburbio de Dallas. Fue un viaje corto, pero en el que terminamos con grandes memorias familiares y en el que los niños se llenaron de ilusión y magia navideña.

Después de viajar cerca de 300 millas desde San Antonio, alrededor de 4 horas y media (más las paradas al baño y a comer), llegamos a esta ciudad llena de luces, que se disfruta de noche o de día y en la que siempre hay algo que hacer.

Caminamos por Main Street, nos detuvimos en algunas de sus tiendas y comimos ahí, nos subimos al Polar Express, saludamos a Santa y a la Sra. Claus, vimos renos reales, los niños disfrutaron el carrusel con canciones navideñas de fondo, enviaron su carta al Polo Norte, vimos la exhibición de ICE y nos divertimos en los resbaladeros de hielo, entre muchas otras cosas que fueron parte de los dos días que pasamos en la llamada ‘capital de la Navidad en Texas’.

Mientras manejábamos por la calle principal para emprender el regreso a San Antonio, mi hijo de cuatro años dijo: “mami, Grapevine está lleno de magia” y así es…

COSAS QUE HACER DURANTE LA TEMPORADA DECEMBRINA

Main Street

Precio – Gratis

Esta fue nuestra primera parada, iniciamos a caminar frente al centro de visitantes, que se ubica en Main y Hudgins St. Todos los negocios y restaurantes en estas calles están completamente decorados con motivos navideños y resulta muy fácil caminar por ahí, aunque traigas una carriola.  

En el camino, además de las tiendas, hay una gran cantidad de lugares en los que puedes aprovechar para tomar fotos, nuestro lugar favorito fue Liberty Park, donde tienen el escenario perfecto para esa postal navideña: hay tres trineos decorados con pinos de fondo, esferas gigantes con el nombre de la ciudad y caminos de luces, así como una cabaña construida en 1845 y preservada por la Sociedad Histórica de Grapevine.

También está el Palace Theatre, donde en esta época proyectan clásicos navideños por solo $6, además de diferentes presentaciones artísticas. Al caminar de regreso, llegamos nuevamente al centro de visitantes donde, además de obtener información, también aprovechamos para tomarles fotos a los niños en unas camionetas de lámina construidas para ellos.

El caminar por Main de día es una linda experiencia, pero de noche representa una gran ilusión con todas las luces de Navidad brillando a su máximo esplendor.  

North Pole Express

Costo – $28.50 por boletos para cada pasajero a partir de un año

Hace unos años, una amiga me dijo sobre la magia que se vive en este tren y a nosotros nos tocó vivirla… Desde el momento que llegas hay algo especial, los niños inmediatamente se sintieron atraídos por el carrusel y después, mi hijo mayor me pidió que lo llevara a ver los renos.  

También tienen el espacio perfecto para escribirle la carta a Santa Claus y el buzón que la llevará al Polo Norte. Quienes trabajan ahí aseguran que, al escribir tu dirección, recibirás respuesta del mismísimo Papá Noel.

Y hablando de Papá Noel, él está listo para escuchar la petición de los niños y tomarse fotos, no sin antes decir “ho, ho, ho”. El paquete de fotos que nosotros adquirimos incluye solamente digitales y tuvo un costo de $40, menos $8 de un cupón de descuento que dan a quienes vivan la experiencia.

Para el tren, adquirimos nuestros boletos desde el 10 de octubre, cuando salieron a la venta, y aunque suelen agotarse rápidamente, me tocó ver que abrieron nuevas fechas y horarios.

Subirse al Noth Pole Express es magia para niños y grandes; desde que estás en la fila para abordar hay elfos que, con mucha alegría y una gran sonrisa, te hacen pasar un buen rato. Después, cuando por fin es el momento de subir al tren, todos los pasajeros recibimos una taza de chocolate conmemorativa.

Cada vagón estaba adornado con motivos navideños, pero lo mejor es la música navideña que se escucha. Es realmente especial ser testigo de cómo todos nos envolvíamos de la magia navideña, cantábamos y aplaudíamos al ritmo de los villancicos. Había también un elfo en el vagón, quien se encargó de darnos una galleta horneada por la Señora Claus, y ella también se hizo presente para llevar a cada niño una campana especial.

El paseo en tren duró poco más de una hora y lo único que no me gustó, fue que se para a la mitad de camino para regresarse y volver a llegar al mismo lugar al que abordamos. Mi pequeño de 4 años inmediatamente lo notó y preguntó por qué nos regresábamos. Por supuesto, eso no importó cuando vio que llegábamos a un lugar donde había decenas de pinitos de navidad y estaba ‘nevando’, para después entrar a una carpa adaptada como teatro y en la que los elfos, la Señora Claus y Santa, hacen su aparición y cantan con todos.

En total, la experiencia en el Polar Express duró cerca de dos horas en las que vi la sonrisa y emoción de mis niños en todo momento.  

Gaylord – ICE

Precio – $17.99 para niños y $29.99 para adultos en admisión general; $19.99 para niños y $32.99 para adultos durante la mayoría de los fines de semana (peak days)

The Gaylord Texan Resort es mucho más que un hotel. Aunque nosotros no nos hospedamos ahí, fuimos a conocer y realmente valió la pena.

La exhibición de ICE! presenta más de 2 millones de libras de hielo, en una sala de 14 mil pies cuadrados en la que se observan esculturas navideñas que este año rinden homenaje al clásico de ‘Rodolfo El Reno’, pero también hay un nacimiento gigante tallado en hielo cristal claro y resbaladeros que serán la emoción de todos.

 

La temperatura es de 9 Fahrenheit (-12 Centígrados), pero en la entrada te dan una chaqueta que ayuda a conservar el calor. Lo único que recomiendo llevar es gorra, guantes y bufanda para soportar el frío y, especialmente, para ponérselos a los más pequeños.

Además de las maravillosas esculturas de hielo, Gaylor también tiene otras actividades (cada una con un costo por separado):

  • Patinaje sobre hielo
  • Snow Tubing
  • Lanzar bolas de nieve
  • Carrusel
  • Desayuno con Rodolfo ‘El Reno’
  • Taller de Santa ‘Build a Bear’
  • Decoración de una caita de jengibre
  • Las tradiciones de la Señora Claus
  • Fotos con Santa

De todo esto, mi esposo y mi hijo mayor hicieron ‘snow tubing’ y se divirtieron muchísimo, aunque no recomendamos comprar el pase para todo el día, a menos que vayan a estar en el hotel un buen tiempo o se estén hospedando ahí.

Great Wolf Lodge

Este es otro ‘resort’ en el que puedes pasar todo el día, pues para empezar se conoce por el parque de diversiones acuático que encontramos en su interior. Quedamos realmente sorprendidos al ir a conocer, esperando en un futuro hospedarnos en este hotel.

Durante la temporada decembrina, al entrar hay un árbol navideño gigante y una casa de jengibre de tamaño real (como la de la historia de Hansel y Gretel) y hasta puedes vivir la experiencia de comer ahí dentro.

Al ir hacia la planta baja se encuentra la entrada al parque de diversiones que está reservado para huéspedes del hotel, además de haber un área de juegos que mi esposo comparó con Main Event y en donde estuvimos jugando por cerca de una hora.

 

También vimos que hay un spa para niñas y un XD Theater que te hace entrar en un mundo de la película, entre muchas otras cosas.

Grapevine Mills – Rainforest Café, Legoland Discovery Center & Aquarium

Por último, no quería dejar de mencionar que también hay un outlet llamado Grapevine Mills que, por el estilo, imagino que es de la misma cadena de centros comerciales que Katy Mills en el área de Houston.

Dentro del mall se encuentra el Rainforest Café, así como Legoland Discovery Center & Aquarium; nosotros no fuimos a ninguna de estas atracciones, pero representa una excelente opción para aquellos que tengan un poco más de tiempo.

Aidee
Aidee is a proud Hispanic mom of two boys, an almost 4-year-old and a 9-month-old. She has lived in San Antonio for the past 9 years, when she married her husband and left her country to come with him and build a family. Currently, she works full time at Univision as a Digital Content Manager Editor. She loves her family, writing, and photography.