Lo que quiero que mi hermana sepa antes de casarse

A mi hermanita:

Después de que la pandemia les cambió todos sus planes, parece que por fin estamos cerca de que te unas en matrimonio con tu gran amor e inicies una familia con el hombre que Dios puso a tu lado. 

Tú no tienes idea lo orgullosa que me siento de ti, de lo que has logrado por ti misma y lo que has logrado junto a él, porque sé perfectamente los obstáculos a los que se han enfrentado, así como la resiliencia que han mostrado tras haber pospuesto su boda por más de un año y en todo este tiempo, nunca he dejado de ver en ustedes un gran amor. 

Sé que tú futuro esposo te cuidará como yo quisiera poder hacerlo siempre, como lo hacía cuando éramos unas niñas… yo estaré ahí para ti, para escucharte cuando me necesites, pero él caminará siempre a tu lado. Sin embargo, siempre puede haber momentos inesperados y aunque aún me falta mucho por comprender de esto llamado matrimonio, quiero decirte lo que yo he vivido:  

Recuerda que la amistad es clave en su relación. Si ustedes pueden hablar de lo que les pasa y reír juntos, podrán superar muchos obstáculos. Ser amigos en el matrimonio implica aprender a escuchar, comunicar cómo te sientes (y no quedarte con nada), mirar lo bueno que hay en el otro y dedicar tiempo de calidad para siempre seguir fortaleciendo esa relación en medio de su amor. 

Ustedes dos son un equipo. Yo los he visto trabajar juntos en muchas ocasiones, desde repartiéndose las labores a la hora de hacer de comer, hasta organizando todo para su boda y echándose porras cuando el otro se siente desmotivado. Nunca olviden que en equipo las cosas salen mejor y más rápido. 

Los problemas pequeños se pueden convertir en grandes obstáculos. Puede sonar como cliché, pero cuando ya vives con alguien y ves que deja los calcetines por todos lados o no haces las cosas como tú estás acostumbrada, eso puede volverse molesto, y ahí es cuando hay que aprende a ignorar y elegir tus batallas. 

Agradece. Pudiéramos tener la tentación de pensar que ellos hacen las cosas al ser nuestros esposos, pero la verdad es que también pudieran elegir no hacerlas y lo que nuestras parejas hacen por nosotros es un acto de entrega y amor. Además, ¡qué bonito se siente que te digan GRACIAS! porque sabemos que están valorando lo que hacemos. 

Con su matrimonio se unen dos familias. Habrá costumbres que sean diferentes y ustedes crearán sus propias tradiciones, pero sobre las bases de lo que cada uno ha aprendido. Tu familia política puede ser diferente a ti, pero son quienes formaron al hombre que hoy amas.  

Los hijos llegan a cambiarlo todo, una vez más. Si pensabas que después de adaptarte a vivir juntos y todo lo que esto trae consigo la tenías ganada, debo decirte que la llegada de los hijos es como un pequeño terremoto que cambiará de nuevo la estructura de tu hogar. Tardarán un tiempo en acoplarse, pero todo se puede si no falta el amor. 

No olviden darse tiempo el uno para el otro. Por más ocupados que estén, por más trabajo que tengan, por más de que lleguen los hijos y el tiempo parezca escaso, la convivencia entre ustedes ayudará a que se fortalezca su relación y a sentir que siempre tienes a alguien a tu lado emocionalmente. 

Él no es perfecto, pero tú tampoco lo eres. Soy tu hermana mayor y estoy acostumbrada a decirte las cosas como son, por eso te digo que cuando veas en él algo que no te guste, recuerda que ninguno somos perfectos. Además, el matrimonio es la unión de dos personas perfectamente imperfectas el uno para el otro (porque si fuera como tú lo quieres, qué chiste tendría). Yo tengo una imperfecta hermana con la que soy muy feliz. 

Te vas a equivocar. Sí, ya sé que te dije que no eres perfecta, pero también debo decirte que te vas a equivocar y en ese momento, es necesario bajar la guardia y aprender a pedir perdón, porque esas palabras son muy necesarias en el matrimonio. Pedir perdón siempre es igual de difícil cuando sabemos (y a veces no queremos reconocer) que hicimos algo malo, pero al pedirlo te sentirás libre y la otra persona se sentirá valorada. 

Ora a Dios. Ora a Dios y agradece en los buenos momentos. Ora a Dios y pide su ayuda cuando te sientas confundidas. Ora cuando veas un problema y no encuentres la solución. Ora, siempre ora, porque Dios pondrá en tu corazón lo que tú necesitas, siendo la base de su matrimonio y su familia. 

Born and raised in the north part of Mexico, Aidée is a mom of two boys who considers San Antonio a great place to raise kids, even though all her family lives on the other side of the border. She speaks only Español at home and tries to teach her boys about their heritage, learning as well about American traditions and having fun adapting to both cultures. Favorite Restaurant: Palenque Grill Favorite Landmark: Mission San Jose Favorite San Antonio Tradition: Rodeo